La Facultad de Educación y Ciencias Sociales de la Universidad de Magallanes comenzó a realizar un ciclo de actividades focalizadas en el Arte y la Ciencia desde la Educación. Esta instancia forma parte del Proyecto de Mejoramiento Institucional (PMI) llevado a cabo por la facultad y se desarrollará durante la última semana de cada mes y tendrá como invitados especiales a estudiantes de establecimientos públicos de Punta Arenas. La primera de las actividades consistió en una visita de estudiantes de liceos de Punta Arenas al Museo de Historia Natural de Río Seco, donde pudieron apreciar una completa muestra de osamentas de ejemplares de la fauna magallánica. La segunda fue la visita del destacado poeta y académico Carlos Trujillo (Premio Pablo Neruda 1991), quien dió dos charlas, una abierta a toda la comunidad en la sala “Terra Australis” de la Universidad de Magallanes, y otra dirigida a estudiantes en el auditorio “Ernesto Livacic” (Facultad de Ingeniería de la UMAG). La exposición del profesor emérito de Lenguas y Literaturas Románicas de las Universidad de Villanova (Estados Unidos) se llama "De Chiloé a Filadelfia: mis pasos entre el aprendizaje y la enseñanza", en la que contó su rica experiencia como académico y director de talleres literarios para estudiantes. El escritor se manifestó muy contento de regresar nuevamente a nuestra región, con la cual tiene vínculos familiares y de amistad. "La experiencia en Magallanes siempre ha sido magnífica y he venido hasta acá desde hace décadas. Tengo una gran cantidad de parientes aquí y también he colaborado en otras oportunidades con la Universidad de Magallanes. Tengo aquí a muy buenos amigos como Christian Formoso y Oscar Barrientos, de modo que llegar aquí es como llegar a mi casa". Carlos Trujillo se manifestó contento con la charla brindada y se muestra optimista sobre la vinculación entre la Literatura y la juventud. "A mí no me cabe ninguna duda de que la Poesía aún llega a los jóvenes. Yo llegué a los Estados Unidos en 1989 y se me dijo que era imposible crear talleres literarios. Y finalmente tuve talleres todo el tiempo que estuve allá, con estadounidenses y gente de todos los continentes. Y cada vez que vuelvo acá siempre veo mucho interés por los talleres literarios y la Literatura en general, porque les abre un mundo a los estudiantes y cuando logramos comprometer al estudiante con la Lectura y la escritura, creo que le estamos haciendo un tremendo favor no solo al estudiante sino a la Educación y al país entero", concluyó.